Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Ay lere, leré

Entre la multitud de una romería, se escucha la voz de alguien que entona una conocida melodía con unas rimas humorísticas. Tras cantar cuatro versos, muchas otras voces culminan el cántico con un "ay lere leré". Esta es una imagen habitual en celebraciones en Cantabria y, para aquellos a los que les llame la atención, les ayudamos a entender mejor qué está pasando:

Danzas tradicionales de Cantabria

El Ayuntamiento de Ruiloba solicitó que se reconocieran la danza de las lanzas como Bien de Interés Cultural Inmaterial; solicitud que se llevó a cabo en mayo de 2015, como aparece en el Boletín Oficial de Cantabria. Las danzas que se incluyen son: La jota montañesa, los picayos, el pericote, el trepleté, la danza de las lanzas, el romance del Conde de Lara, la danza de San Pedro, la danza de palos y la danza de arcos.

La trova montañesa

Las trovas son una tradición cultural propia de ganaderos y pastores de los valles medios y altos de los ríos Saja, Nansa y Bullón. Se trata de unas narraciones en verso compuestas por un número par de estrofas que desde sus inicios se han ido pasando de generación en generación formando parte de la literatura oral de la región.

Otoño: tiempo de magostas

El otoño (o como decimos por aquí: el "tardíu") tiene olor a magosta para los cántabros. Por toda la provincia se reúnen los vecinos de pueblos y ciudades en torno al fuego para comer castañas asadas. Es, sin duda, una de las tradiciones más arraigadas de la cultura cántabra. Tradición que, en este caso, comparte con orgullo con otras provincias españolas.

Día de Cantabria

Un día al año, en el municipio de Cabezón de la Sal, se reúnen todas las tradiciones de la cultura cántabra con motivo de la celebración del Día de Cantabria. Gaitas, mitología, danzas, trobas y mucho más en una intensa jornada donde los cántabros celebran con orgullo lo suyo y lo comparten con aquellos que quieren conocerlo.

La vijanera

La Vijanera se trata de una antigua tradición que se fue perdiendo a principios de siglo XX. Las que para el 1939 no se habían perdido, se prohibieron al tratarse de fiestas “paganas” en contra del régimen y de la iglesia. e mantuvieron en el olvido hasta que un grupo de jóvenes de pueblos como Silió, Arenas o Santa Cruz decidió recuperar esta tradición a finales de los 70.

Bolos cántabros

En Cantabria, si se piensa en deportes tradicionales, a más de uno le vendrán los bolos a la cabeza, pues pocas son las localidades que no cuenten con una bolera o pocas las personas que no hayan jugado al menos alguna que otra vez en su vida.